Leí en alguna crítica que era una buena película para “los ambientalistas”.  Por supuesto tenía que verla.

Cuando la empezamos a ver, la verdad me dio flojera, parecía una super producción vací,  sin alma,  parte de lo que la hizo todavía más real.

OKJA logró sensibilizarme sobre el maltrato animal como nada en la vida. A pesar de que soy una persona que quiere y protege a los animales, tenemos 8 perritos.

El tema con OKJA es que te permite ver que los animalitos para ganadería también sienten… y que a ninguno nos gustaría que se comieran a nuestras mascotas.

Es muy fácil, ir al supermercado y comprar carne en un paquete. Nos desvinculamos completamente del animal, nunca nos enteramos de cómo era, dónde vivió, qué comió,  si sufrió o no cuando lo mataron.

Y peor aún cuando vamos a un restaurante,  ni siquiera tenemos que ver la sangre. La carne aparece en una apetitosa presentación en la mesa.

Cuando tomen sus decisiones sobre lo que van a comer, reflexionen sobre los animales. Acuérdense de sus mascotas, tal vez eso los haga más sensibles, a mi me funcionó.

 

OKJA – logró sensibilizarme sobre el maltrato animal como nada en la vida.